Empresa

empresa01El origen de macg se remonta a 1976, momento en el que Miguel Ángel Curbelo Guanche inicia su labor como profesional independiente en su calidad de Auditor de Cuentas. Con el bagaje adquirido de sus empleos anteriores y con las enseñanzas de su maestro D. Arístides Ferrer como guía, fue adquiriendo la experiencia y conocimientos necesarios para irse desarrollando como un profesional de referencia en su campo de actuación.

Es en 1988 cuando decide crear la sociedad MACG Gestión S.A., centrándose su actividad en la vertiente contable, fiscal y mercantil de un gran abanico de clientes. Todo ello sin abandonar su actividad como auditor de cuentas.

Dado el crecimiento continuado de la actividad auditora, y de cara a ofrecer un servicio más completo y especializado, se constituye en 1991 MACG y Auditores Asociados S.L.. Desde entonces, se han incorporado tres nuevos auditores, lo que nos ha permitido mantener una línea de crecimiento continuado, aunando experiencia y juventud.

Actualmente, macg forma un sólido conjunto empresarial, que tiene como metas…

  •  Asegurar que los servicios prestados y los criterios de actuación se ajusten a las necesidades y expectativas de sus clientes. 
  • Aumentar la calidad de los citados servicios a través de la mejora continua en los procesos de trabajo. 
  • Suprimir toda clase de factores causantes de mala calidad que impidan la consecución de estos objetivos.
  • Implicar y motivar a todo el personal de la empresa en el logro de los objetivos definidos y en su participación en la mejora. 
  • Transmitir a nuestros proveedores, tanto de servicios como de material, las mismas exigencias de calidad que en los trabajos propios, así como otros posibles requisitos que deban observar. 

 

empresa02Para alcanzar y mantener estos objetivos, la Dirección General de macg se asegura de:

  •  El cumplimiento de los compromisos adquiridos con el cliente, y la mejora continua de nuestros procesos.
  • El cumplimiento de todos los requisitos aplicables, legales, reglamentarios, éticos y deontológicos.
  • Transmitir el espíritu de mejora continua a toda la empresa, con el propósito de que sea entendida y sirva de motivación para la participación activa y responsable de todo el personal en el desarrollo de sus tareas.
  • La revisión de los objetivos empresariales para su continua adecuación a la realidad social.

 

 

Back to Top